miércoles, 20 de septiembre de 2017

IN HOC SIGNO... VINCES?

Eran tan simples y sencillos aquellos heroicos episodios de Civilización (sic) que se introducían en nuestra formación, haciendo de la co-creación una verdadera aventura, llena de batallas y románticos entuertos, a la luz vacilante aún del intelecto que se instala.....el íntimo santuario de los lectores, sobre todo, con la mente fértil y esperanzada del Colegio...  Romanos y Bárbaros...moros y cristianos... Cruzados y Otomanos...  ocupando varios capítulos de libros de historia; enfrascados en las más horribles acciones bélicas, casi siempre en nombre de las más sublimes excusas religiosas...  Buenos contra malos; fieles contra infieles... La fé contra la blasfemia...Blanco contra negro... Encendido y Apagado.... Si, asimismo y de la misma manera casi imperceptible;  meliflua, seductora... brotó el código Binario, la programación, los sistemas de computación y una sarta de nuevas profesiones y especialidades, más intelectuales que físicas, pariendo lenguajes antes que llaves inglesas; operadores y analistas de sistemas, antes que maquinistas y herreros, hojeando otra página de la evolución.... 
La humanidad había profundizado el concepto de Civilización, dejando de lado penosas Barbaries con predominio de brutalidades realizadas personalmente y a puro pulmón,
uno mismo ante el Dios; y en los más diversos y hostiles escenarios; dependientes de la mayor o menor fuerza y furia de tropas apenas formadas y aturdidas por ecos patrioteros y estrofas heroicas; catatónica carne de cañón; máquina de guerra dependiente de si misma; apenas contenida por sus jefes naturales, jerarquía obligatoria; con obediencias debidas justificando bajezas y ensañamientos indebidos. Autosuficiente.  Muy rápidamente, la Guerra, que apareció siempre como un Bálsamo Reivindicador para el  hombre; tocando el fondo inmoral de la barbarie autodestructiva, carga genética de crueldad, violencia y odio; como para que desde alli, en fondo inmundo de los instintos y sentimientos más perversos; la humanidad reaccione sublevando sus valores más elevados y altruístas, haciendo el contraste necesario como para arrancar el Feedback natural; manual de bajezas permitidas, junto con las más diversas justificaciones,aunque  engendrando una especie de RESET diríamos hoy día, una especie de Catarsis Purificadora, une Mélange de valores y defectos, de sentimientos y actitudes econtradas, buscando la reacción, el polo opuesto del amor, convivencia pacífica, progreso y crecimiento. Redimiendo a la especie. Muy pronto la guerra empezó - como ocurrió con todos los inventos y el progreso  industrial de los siglos XIX y XX; en los que fué a menudo la guerra la que aceleró los descubrimientos -, a llenarse de encendidos y apagados difíciles de sobrellevar para los protagonistas.transformando profundamente su manera de luchar, de planear, de sobrellevar y, Dios lo quiera, de sobrevivir a las mismas.
Es asi que contemporáneamente, la TECNOLOGÍA es la que engloba y digiere todas las actividades, empeños, proezas y éxitos de la especie humana. El Homo Sapiens Tecnológicus eclosionó y se quedó, intentando surfear entre la vida cotidiana, las aplicaciones ad hoc; el Stress, la Economía Mundial y los concursos de belleza. La pregunta - urgente - es entonces cual es el mecanismo o método que nos permita no perder el control, ante tamaña influencia que ocupa la Tecnología en nuestra vida particular y social... y de la que tanto dependemos - esto sobre todo en los países donde no hay cortes de luz, tan  a menudo - . Es el momento de reivindicar el Sapiens de la especie, momento que se alarga tanto como en cuanto se acentúan las dudas y el escepticismo sobre la función específica de la Tecnología: ¿es un medio, un instrumento nada más... o el fin último y verdadero? En estos aciagos interludios de Huracanes y Terremotos; inundaciones y sequías seguidas por voraces incendios; signos dolorosos de la desnaturalización del Hábitat, deberíamos procurar no dejarnos llevar por la comodidad tecnológica e intentar por lo menos mantener la lucidez. Ya no es tan sencillo discernir entre buenos y malos, negros y blancos - por favor, manténgase políticamente correcto -; amigos y enemigos. Sobre todo cuando las guerras se hallan limitadas a la interacción de Drones, Exoesqueletos y Satélites; cada vez más precisas, en tiempo y en espacio; aunque con el daño colateral que subsiste...   bueno, dependiendo del humor de algún dictadorcillo de cuarta, con acceso a armas nucleares, como está visto que abundan hacia la península de Corea; como antes había hacia el Mediterráneo y hacia medio oriente.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Psicosis Fundamental

Psicosis Fundamental Psicosis Elemental , era como, decíamos,  iríamos a llamar a nuestra obra de teatro. La obra que iríamos a escribir los tres miembros de la Academia Talpidae,  y que no nos detendría la distancia (yo ya me había mudado a Buenos Aires).  La obra que iría a relatar las neurosis que asolan nuestros días, y que se basaría en los tres libros fundamentales del siglo XX: La Naranja MecánicaFarenheit 451 y Mundo Feliz.

La obra ni siquiera salió de la discusión sobre el nombre, si debía ser elemental o fundamental. Pero la Academia sigue creyendo firmemente que este mundo, ahora del Siglo XXI, está enfermo. Las nuevas neurosis incluyen desde el lenguaje Políticamente Correcto (y correcta ya que estamos...) hasta los fantasmas apocalípticos que estaban presentes en la obra original, aunque debidamente actualizados.

Yo me dediqué a estos últimos  en infinitas páginas en la red. Por ejemplo esta , donde me declaro des-creyente (más que un escéptico) del Cambio Climático en su versión estándard. Que  políticamente incorrecto!! El Siglo XXII se va a reir de nosotros.  Lo cierto es que la Red parece haber disparado las teorías conspirativas, los próximos apocalípsis y las, finalmente, pos-verdades,  palabra incomprensible para mí porque si no entiendo que tienen de pos mucho menos qué de verdades

Así que hoy en día, más que una obra de teatro, deberíamos escribir una enciclopedia con una lista inmensa  de neurosis, de locas teorías de conspiración internacional,  y todavía, de eruditas versiones del fin del mundo. 

Por suerte, una mayoría silenciosa continua su vida sabiendo que de eso se trata, apenas de continuar viviendo. De nada tenemos garantía, excepto de la propia muerte, que nos garantiza que ahora estamos vivos. Siempre fue así y así será. 

Apocalyose Not.


  

sábado, 2 de septiembre de 2017

A este lugar Sagrado...

A este lugar Sagrado...

¿Se acuerdan del versito escrito en una (o todas) las puertas de los baños del patio grande del colegio?

A este lugar sagrado, donde acude tanta gente
hace esfuerzos hasta el más cobarde, y se caga hasta el más valiente

Desde hace unos días, cuando nos pusimos de acuerdo en el wassap (ya sé que no se escribe así, pero debería) se me han ido ocurriendo varios asuntos que poner a vuestra consideración... y la mayoría de estas epifanías, en ese momento trascendental en que uno se ocupa de sus asuntos y de los grandes temas mundiales, desde la comodidad del trono.

De hecho, la cuestión esta de escribir cada uno algo semanal, viene de la misma fuente "escatológica".

No sé a Uds., pero me resulta bastante peculiar el hecho de que en ese momento y lugar se me ocurran un montón de cosas (como ésta) y que los pensamientos vayan y vengan como de entrecasa sin orden ni concierto, pasando de las últimas locuras del coreano del norte al fixture del campeonato de rugby, saltando del uso correcto del punto y coma (que creo que iba donde puse la última coma) a preguntarme si ya le dí de comer a los gatos.

En fin, que hay tantos temas y tan poco tiempo. Y escribir, como la mayoría de las cosas importantes, requiere atención y dedicación... y ejercicio, que lo que no se usa, se atrofia.

Así que aquí estoy, sacándole el polvo al teclado, esperando poder compartir con Uds. algunos buenos momentos, algunos momentos inteligentes (hasta donde alcance), y otros de reflexión. Me gustaría pensar que en algún momento del futuro cercano podamos sentirnos medianamente orgullosos de lo que aquí se consigne.

Pero volviendo al inicio de este asunto... ¿por qué allí, en esas circunstancias, mi cerebro parece liberarse de ciertas ataduras y planea aquí y allá, resaltando uno u otro tema, al azar?. Lastimosamente me faltan datos estadísticos sobre la correlación entre los temas que van surgiendo y las características de mi... digamos le estadía en el trono.

¿Son los asuntos elevados a mi atención más alegres o de carácter más ligero si el resultado de mi empeño es más fluido y menos esforzado? ¿Son más sombríos cuando "la cosa está dura"?. Carezco del rigor científico para establecer las relaciones de causa y efecto.

Así es que los dejo libres como el viento (que recoge mi lamento y mi pesar); y eso me lleva a lugares interesantes.

No niego que alrededor de un tercio de las veces el enojo, la rabia, la furia y la total seguridad de la decadencia de nuestra sociedad, amén de la certeza del fin de la civilización, se me hacen patentes, como cuando pienso en los fulanos que estacionan sobre la vereda, los cuidacoches, los que "se suben y se bajan por los colectivos" y en general, todos los políticos de la fauna nacional.

Y aquí se cierra el círculo.

¿Será que los políticos también se ponen a pensar en estas circunstancias? (reflexiones de inodoro, sería)...

Eso explicaría las ideas de m... que tienen.

Saludos


jueves, 29 de diciembre de 2016

Definición e historia

El Um con su Pug refiere a la evolución del Ser Humano y sus formas de conocimiento, sean estas racionales, místicas o filosóficas o todas ellas en su conjunto. La frase fue acuñada en la década de 1980 durante una tertulia asunceña de la Academia Talpidae.

El Ser Humano se caracteriza por su capacidad de crear un Corpus de afirmaciones que describen su ambiente.  En el caso de las Ciencias  podemos hablar de Hipótesis o Axiomas, Tesis, Corolarios y Teoremas.  Sabemos sin embargo desde Göedel que todo sistema axiomático es incompleto y por lo tanto siempre hay una afirmación que no es demostrable, de esta forma se convierte en un axioma, aumentando el sistema.  Es fácil demostrar por inducción que este sistema se torna en un sistema abierto  pudiendo incluir un número infinito de afirmaciones no demostrables.

La evolucion del Ser Humano, de Homo Sapiens Sapiens para otro estado diferente, también nos permite suponer que su visión y descripción del Universo deberán cambiar.

Como ambos, Homo Sapiens Sapiens y Conocimiento deben cambiar, no es riguroso seguir refiriéndose a ellos con las mismas palabras.  Durante una de las habituales tertulias asunceñas de la Academia Talpidae en casa de Giménez de Castro en la década del 80, pasada ya la medianoche, Cartes Yegros defendió acalarodamente que se debía cambiar los nombres. El Hombre pasó a ser llamado Um y el Conocimiento se convirtió en Pug. Benítez Carvallo se opuso vehementemente a aceptar esta terminología ya que, sobre todo el Conocimiento parecía reducirse a un can, o mucho peor a un underdog.  Giménez de Castro consideró que la distinción no sería necesaria porque, en su visión racionalista, la Ciencia iría a imponerse a todas las otras formas de conocimiento. El lenguaje podría cambiar, pero el objeto sería el mismo. Respecto del Homo Sapiens Sapiens, afirmaba Giménez de Castro, su evolución probable no le haría cambiar sus características esenciales.

A pesar de las discusiones, la expresión Um con su Pug fue aceptada y al día de hoy es ampliamente utilizada.